Cambiar las ventanas de casa… ¿Por donde empezar?

Con la eficiencia energética de las viviendas en pleno auge, y teniendo en cuenta que para las certificaciones energéticas se piden mejoras en los informes que realizamos los técnicos, cada vez más, sustituir ventanas es la opción más ventajosa en cuanto a inversión energética para nuestra vivienda.

Y es que la sustitución de carpintería exterior hay que tomárselo como una inversión a medio plazo, no como un gasto, aunque sabemos que esta inversión no es precisamente económica. Elegir unas buenas ventanas con capacidad de aislamiento, nos ayudará a ahorrar en calefacción sin renunciar al confort. Es algo así como lo que pasaba cuando nacieron las bombillas LED, todos éramos reacios a los cambios, hoy en día nadie se plantea no comprar bombillas LED.

Una vez decidimos sustituir las ventanas de nuestra vivienda empiezan los dilemas, que tipo de ventanas, de madera, de aluminio, de PVC, correderas, abatibles… A continuación os dejamos una pequeña guía para saber qué tipo de ventanas son las más adecuadas para nuestra vivienda.

Ventanas de madera

Las ventanas de madera son una buena opción, si el problema que se nos presenta es elevada condensación, etc. puesto que son ventanas “transitables” que nos ayudan a regular la humedad ambiente.

También es cierto que el mantenimiento que tienen es bastante elevado, pues cada 4-5 años es necesario lijarlas y barnizarlas para mantenerlas a salvo de inclemencias meteorológicas y rayos del sol. Cierto es que en el mercado existen ventanas mixtas compuestas por PVC por su cara exterior (la más castigada), y madera por dentro, aun así, llevan el mantenimiento anteriormente mencionado.

Ventanas de aluminio o PVC

La mayoría de reformas de carpintería exterior, se acaban por decidir entre el aluminio y el PVC, pero qué diferencias existen, no muchas, pero a destacar alguna básica.

Cuando se trata de carpintería de aluminio, es necesario entender que como buen metal, el aluminio es buen conductor, y por tanto capaz de trasladar la temperatura exterior al interior, y viceversa. Para evitar esta transmisión de temperaturas, es necesario colocar ventanas de aluminio con rotura de puente térmico, que no es ni más ni menos que la colocación de cámaras interiores en los perfiles de aluminio que “cortan” la transmisión de temperaturas.

Ésta condición, se practica mucho mejor con la carpintería de PVC, puesto que es un material mucho menos conductivo, y por tanto posee una gran capacidad aislante, ligereza y de reciclaje. Bien es cierto que la carpintería de PVC siempre aparenta más “basta” puesto que su fabricación no permite tener juntas muy finas, cosa que sí permite el aluminio. Las ventanas de PVC no son recomendables en zonas donde existe una gran exposición al soleamiento.

En nuestra opinión, son bastante parejas las carpinterías de PVC y de aluminio con rotura de puente térmico, la diferencia estriba en el precio final y en los acabados… para gustos colores.

Protección con contraventanas

Las contraventanas son muy recomendables en viviendas con mucha luz directa puesto que protegen de los rayos del sol y regulan la temperatura, sobre todo en verano. Éste tipo de protecciones solares son efectivas en todo tipo de carpinterías, tanto de madera, como aluminio o PVC.

Ventanas correderas

La carpintería exterior de hojas correderas tiene una ventaja y un inconveniente muy claros. La ventaja es que debido a su apertura corredera, son ideales para ganar espacio ya que no necesitan bascular para abrirse. Existen sistemas correderos que permiten una gran apertura permitiendo máxima visibilidad en balcones etc. son ideales para decoración minimalista.

El gran inconveniente es que debido a su perfilería y sistema de cierre, son muy poco eficientes energéticamente hablando.

Ventanas abatibles

En el caso de las ventanas abatibles, las ventajas e inconvenientes de las correderas se invierten. La gran ventaja es que debido a su perfilaría y sistema de cierre, son mucho más estancas y por tanto de mayor eficiencia energética.

El gran inconveniente es que al ser abatibles, invaden parte de la habitación en la que se encuentran. Este inconveniente, se puede solventar colocando ventanas abatibles y oscilobatientes, este sistema permite abrir las ventanas por su parte superior únicamente permitiendo el paso de aire sin invadir a penas el espacio que ocupan.

Ventanas fijas

Más que ventanas son muros separadores de cristal. Su única función consiste en cerrar el hueco que ocupan permitiendo el paso de luz.

Cristales

Una vez elegimos el tipo de perfil que queremos en nuestra carpintería exterior, no debemos dejar de prestar atención a la elección de los vidrios de nuestras ventanas, ya que éstos son los que más superficie ocupan y por tanto los que van a dar un mayor o menor rendimiento a nuestro cerramiento.

Nuestra recomendación es colocar vidrios con cámara y además de diferentes espesores, de ésta forma la transmisión de temperaturas de dentro a fuera y viceversa es mucho menor. Por ejemplo un buen vidrio sería colocar un 4+12+6, que sería algo así como vidrio exterior de 4mm de espesor, cámara de aire de 12mm de espesor y vidrio interior de 6mm de espesor.

A partir de ahora ya no tenéis excusas para saber qué carpintería exterior y que vidrios colocar en vuestra vivienda. Os animamos a sustituir esa perfilaría antigua que os está arruinando la eficiencia energética de vuestra vivienda.

Si queréis solicitar presupuesto para sustituir las ventanas de vuestra vivienda, solo tenéis que poneros en contacto con nosotros a través de:
Formulario de contacto web: click aquí
Teléfono: 636417995
Email: info@nachonavarro.es
Dirección: San Sebastián 101, Villena

1 Respuesta

Dejar un comentario

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.